jueves, 22 de octubre de 2015

El paso de Manuel por 1º de Primaria

Como ya os comentamos en la entrada Problemas de aprendizaje, Urko y Manuel empezaron a tener dificultades en clase en primero de primaria.
En esta entrada os quiero contar los pasos que hemos seguido los padres y profesores de Manuel para acompañarlo en este proceso. En un siguiente post, compartiré con vosotros los recursos que hemos utilizado para ayudarle.

El primer año de primaria:
Lo podemos dividir en 4 partes: las 3 de las evaluaciones del colegio y una cuarta del verano (sí, en verano también trabajó...).

1ª evaluación: La profe nos avisa nada más empezar el curso que detecta que Manuel no domina cosas tan básicas como los números del 0 al 9 y el abecedario. No tiene quejas de su comportamiento. La profe le mandará deberes específicos para sus dificultades en una libreta pequeña pautada.
El niño todos los días hace entre 2 y 4 carillas de deberes: seguir trazos, copiar palabras, copiar dibujos dictados (sí dibujos dictados, no es un error), números al dictado, ordenar números, dibujo libre... 1 hora más o menos de trabajo casi diario.
En diciembre empieza a leer aunque con dificultad, hace sumas y restas sin llevar, hace series numéricas y lo más importante es que gana mucho en autoestima.
Aún así no llega a los objetivos mínimos y suspende 2 de las 3 lenguas. A Manuel le dijimos que no había suspendido pero que las notas en las lenguas tenía que mejorarlas y seguir esforzándose. Nos temíamos que se desanimase. Hay profes que lo del refuerzo positivo no lo deben ver tan positivo.

2ª evaluación: La tutora nos pide permiso para que salga una hora 3 días a la semana con la profesora de audición y lenguaje (AL) para ver si con su ayuda arranca en el proceso lector-escritor.
Además Manuel tenía dificultades con los sinfones (fr, br, tr...) decía por ejemplo fesa por fresa o buto por bruto, pero la profesora de AL como no dispone de horas libres para dedicarle, nos da unas pautas a seguir y le da unos trucos al niño. En 1 mes como mucho corrigió su problema al hablar, porque al escribir alguna vez todavía se lía.
Los deberes para casa eran los que no hacía en clase cuando estaba con la profe de AL y además debía leer el fin de semana un libro que ella le mandaba de la biblioteca, y los que le proponíamos nosotros durante la semana.
En marzo lee aunque silabea bastante pero comprende lo que lee que es más importante. En matemáticas va bien y en ciencias y música como le gustan, según la profe, no tiene problemas. En música saca su único Notable y está superorgulloso y se lo cuenta a todo el mundo.
De nuevo, a pesar de todo su esfuerzo esta evaluación suspende las 3 lenguas. La profesora como sabe que estamos disgustados nos dice que le pone el 4 por no ponerle un  4'75 o un 4'9, lo dicho ¿refuerzo positivo? En fin, sobran los comentarios.
Esta vez sí se lo dijimos al niño, animándole para superar esas notas bajas. Había trabajado tanto y había hechos tantos progresos que yo me negué a que lo viese como un fracaso. Empezar primero sin siquiera saber escribir todas las letras ni los números y llegar a abril leyendo y trabajando a diario había que valorarlo sí o sí.
El enfado había que dejarlo para el sistema que se les llena la boca hablando de atención a la diversidad pero a la hora de evaluar a un niño se sigue haciendo de manera tradicional, que cumples los objetivos marcados para la media bien, que no, pues suspendes. Da igual lo que te hayas esforzado y el proceso de aprendizaje que hayas seguido.

3ª evaluación: A pesar de los suspensos se sigue esforzando. La profe decide que se incorpore al ritmo normal de la clase y deje de ir a clase de AL. Llevará para casa los mismos deberes que el resto de compañeros. Además nos dice que tiene que leer todos los días.
Lee mucho y sigue con un buen ritmo de trabajo.
En la última reunión con la tutora nos informa sobre los progresos del niño. Comparamos con ella sus trabajos de principio de curso con los del final. Está claro que se ha esforzado y que sigue con problemillas por no dominar la lectura, pero el resto bien y en música sube a Sobre.
Llega finales de junio y ¡¡¡¡BRAVO POR MANUEL!!! porque aprueba el curso. 

Verano: Aprueba pero con deberes para el verano.
Los primeros 15 días de julio no hizo deberes, sólo leer a diario. En agosto también tuvo una semanita sin deberes pero con lectura.
Además como tiene problemas de conciencia léxica (junta palabras y divide otras), empezamos a llevarlo a un gabinete logopédico que dan apoyo escolar, una hora a la semana. Va contento y hace progresos a buen ritmo. Esto implica más tarea para casa. Desde luego, con sólo 6 años hay que reconocerle que espíritu de sacrificio tiene.

El avance del niño este curso ha sido espectacular, de no saber los números a saber los números hasta el 100, sumar llevando, restar y de no saber todo el abecedario a leer con una buena comprensión y responder por escrito a las preguntas planteadas sobre una lectura; entre otras muchas cosas claro. ¡Esta semana empezamos ya a estudiar la tabla del 3!

  • Qué hemos necesitado: Infinita paciencia y mucha constancia. La organización es fundamental, pero tampoco es que nosotros seamos muy estrictos, porque si un día no se puede, por lo que sea, trabajar a la hora de siempre, lo importante es adaptarnos y trabajar en otro momento.
  • Los momentos de desesperación: Se pasa mal cuando te da la sensación de que el niño no te entiende, que no se entera de nada, que no trabaja lo suficiente,.. Es prácticamente imposible no desesperarse y enfadarse en algún momento con el niño y/o con tu pareja. Cuando eso nos pasa intentamos reconducir la situación, disculparnos con el niño, animarle y seguir, siempre seguir, porque si los adultos nos rendimos qué hará un niño. Y algo fundamental para Manuel es el refuerzo positivo. A todos nos gusta que nos digan lo bien que hacemos las cosas ¿o no?
  • El ocio: Nos hemos mentalizado de que los fines de semana y las vacaciones ya no volverán a ser como antes. Los momentos de ocio dependen del trabajo que tenga el niño. Muchas veces lo usamos como premio al esfuerzo y al comportamiento.
  • Empezar cuanto antes: Estamos muy arrepentidos de no haber empezado antes a ayudarle, ya desde infantil. Por eso, a los que estéis detectando que al niño le cuesta seguir el mismo ritmo que sus compañeros, nuestra recomendación como padres es que empecéis cuanto antes. 
  • Los recursos materiales: Hemos usado además de los deberes del cole, materiales de internet, materiales hechos por nosotros, comics, cuadernillos recomendados por la tutora, juegos tradicionales, programas de ordenador, Apps para tablet... Pero como ya os he comentado al principio de la entrada, la información de los recursos os la publicaré en un nuevo post, ya que estoy recopilándolos y haciendo una clasificación para que os sean de la mayor utilidad posible.

Es sólo un resumen de lo que ha supuesto para Manuel y su familia el primer año de Primaria. Algunos os sentiréis identificados. Para mí es importante compartir este proceso porque, aunque no quiero ocultar lo duro que nos ha resultado en determinados momentos, es muy gratificante ver como el niño avanza y todo lo que es capaz de conseguir.

Nos hemos negado a escudarnos en que al niño le cuesta porque es uno de los problemas derivados del síndrome. Puede ser que sea porque es 47XXY o puede que no. Quiero que se esfuerce, con ayuda, por supuesto, pero que lo intente. Si no nos hubiésemos empeñado en tirar de él, ahora mismo seguramente no estaría en segundo. Por supuesto que no todos los niños tienen las mismas capacidades, ni reaccionan igual bajo presión, ni tienen la misma capacidad de trabajo, ni evolucionan igual de rápido, pero si no hacemos que lo intenten seguro que no lo van a conseguir.

Ya véis como está siendo nuestra lucha y sin lugar a dudas, MERECE LA PENA.
Mamá de Manuel.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

PARA PUBLICAR COMENTARIOS:
Si seleccionas Anónimo en el desplegable no aparecerá ninguna información de tu perfil. Los comentarios se publicarán después de la supervisión de las autoras del blog. Gracias.